Bomba de achique eléctrica sumergible 5700 litros/hora

Una buena bomba de achique es parte indispensable de los elementos de seguridad dentro de cualquier embarcación. Actualmente son incluso habituales, aún cuando las manuales siempre son recomendables para suplir la falla de una eléctrica o complementar a la misma en una emergencia, actualmente todos los barcos cuentan cuando menos con una bomba de achique sumergible, como seguro a la hora de alguna emergencia. La mayoría se sitúa en la sentina, ya que es ahí a donde llega casi toda el agua que entra en el casco. Además, las más modernas incluyen elementos para filtrar el agua expulsada, evitando que combustible o suciedad salga al mar.

Bomba de achique eléctrica sumergible 5700 litros/hora

Bomba de Achique Eléctrica 5700 litros por hora

Desde el punto de vista de la responsabilidad, tener una bomba de achique en buen estado es vital para la flotabilidad del barco, para la seguridad y para el mantenimiento del mismo. El agua que entra en el barco, ya sea por la marejada, la lluvia, fugas u otras razones, se va acumulando en su parte más baja, denominada sentina. Además de que se debe evitar poner carga en esta zona, el patrón se debe asegurar de que este agua acumulada es achicada, porque si se acumula sin control, supondría un peligro para la estabilidad de la nave.

Si usted desea adquirir una bomba de achique eléctrica con capacidad para 5700 litros por hora, en http://www.snsastre.es/  encontrará la mejor opción, por menos de 200 euros tendrá para su barco una bomba sumergible, que cumple con todos los estándares de fabricación europeo y por si fuera poco, con dos años de garantía.

Si hay un nivel importante de agua dentro del barco, puede ser indicativo de que hay un problema: daños en el casco, fugas en alguna canalización, obstrucción de drenajes, etc. En cuanto se detecte agua, es necesario evacuarla, porque lo habitual es que siga entrando y puede llegar un momento en el que sea demasiado tarde. Si hay varios compartimentos, cada uno debe tener su propia bomba, en el lugar más bajo de la sentina y deben ser fácilmente accesibles para efectuar tareas de reparación y mantenimiento.